China-MERCOSUR: éxitos y desafíos de las relaciones comerciales

 

CHINA-MERCOSUR: opportunities and challenges in its trade relations

Silvia Simonit

UNRosario

Resumen

Las relaciones comerciales entre la República Popular China y Latinoamérica han registrado un fuerte crecimiento, especialmente en el intercambio interindustrial –productos manufacturados chinos y productos primarios sudamericanos. A fin que Latinoamérica pueda capitalizar las oportunidades del ascenso económico de China para continuar en una senda de modernización y desarrollo, surgen varios interrogantes de los cuales dos se abordan en este estudio: uno referido al comercio de productos y cómo ha impactado el creciente comercio de productos primarios desde el MERCOSUR hacia China sobre el comercio intrabloque. El resultado es la identificación de una tendencia decreciente del comercio intrazona.

El otro interrogante indaga sobre otros sectores con potencialidad para transformarse en ventajas comparativas para lo cual se realiza un diagnóstico del comercio de servicios identificando el nivel de competitividad de LAC en general, mediante el índice de competitividad global, y en un sector seleccionado por su relevante aporte al PIB como es el sector de viajes y turismo, mediante el índice específico del sector. Estos índices han permitido identificar a la infraestructura como el obstáculo clave para la competitividad del sector.

Se concluye que más allá que las economías emergentes han demostrado su resiliencia de la última crisis financiera, las inversiones en infraestructura  - estimulando IED vis a vis inversiones domésticas- complementadas con la aportación de tecnología y capacidad innovativa, son un factor clave para aumentar la productividad y, por tanto, la competitividad a fin de avanzar en la modernidad y en las etapas de desarrollo para el bienestar social en un mundo armonioso.

Palabras clave: China- MERCOSUR- Comercio Internacional- Desarrollo-Competitividad

 

Abstract

The trade relationships between PRC and Latin America have shown a strong growth, in particular, in the inter-industrial trade –Chinese industrialized products and South American primary products.

Some questions are about how Latin America could to catch the opportunities derived from the Chinese economic growth to go up into a modernization and development pace: the first is related to the trade of products and its impact of the growing trade of raw material from MERCOSUR to China in the intraregional trade. The diagnostic is a negative trend in the MERCOSUR intra-trade. The second question is related to the sectors with potentiality of transforming itself in comparative advantages. A diagnostic of the trade of services is used to identify the Latin American competitiveness level, the general level through the global competitiveness index (GCI) and the particular level for trip and tourism sector, relevant for its GDP contribution, through a specific index of this sector. Both indexes identify the infrastructure as the key obstacle for the sectorial competitiveness.

The final conclusion considering how the emergent economies have shown their resilient performance from the last financial crisis, is: the investments in infrastructure with the technology and innovative capacity contribution are the key factor for the productivity growth improving the competitiveness to go into the modernity and development pace for the social welfare in an harmonious world.

Keywords: China- MERCOSUR- International Trade- Development-Competitiveness

 

Introducción

 

China (中国), en transcripción fonética zhōng guó, unión de dos sílabas que significan centro-país, refleja el pensamiento chino del “Justo Medio (equilibrio)”. Es un país de proporciones continentales que concentra actualmente la atención en estudios de todas las dimensiones dado su rápido ascenso en la economía mundial, lo cual justificaría la proyección de su nombre a “centro del mundo”.

Transitar China, y sentirse transitado por China, es una vivencia intransferible. La modernidad y la armonía se perciben en los aromas, colores, sabores, impresiones, sensaciones y movimientos.

Estos movimientos armoniosos también se han venido reflejando en el crecimiento económico caracterizándolo no solo por sus altas tasas sino por una sostenida trayectoria en el largo plazo, con una tasa promedio del 9.8% durante tres décadas y de dos dígitos en 2010 (10.3%). 

No obstante, para el 2011 y 2012, se pronostica una tasa de crecimiento del PIB del 9.6% y 9.2%, respectivamente, y una tasa de inflación del 4.6% y 4.2%, respectivamente. La alarma está focalizada en esta segunda variable ante el riesgo de incremento de salarios, seguido de un aumento del desempleo con efecto de freno al crecimiento económico.

El 12º plan quinquenal (2011-2015) prevé rebalancear el modelo de crecimiento y “sacrificar el crecimiento en busca de la sustentabilidad” -aumento de la calidad de vida de sus ciudadanos- con un target de crecimiento del PIB (2011-2015) pronosticado, en promedio, en un 7%, así como un cambio de drivers de crecimiento: servicios y consumo (antes industria e inversión en capital).  Asimismo se plantea una política fiscal focalizada en educación, salud, vivienda y en I+D, y un déficit fiscal proyectado del 2% del PIB.    

El “auge pacífico” -expresión acuñada para explicar el nuevo posicionamiento internacional de China- se refleja en términos de su participación en el PIB mundial (PPA) de un 19% -casi  igualando a UE (20 %) y a USA (20 %).

Por otra parte, China también se enfrenta a ciertos desafíos. Las tres décadas de alto y rápido crecimiento le permitió pasar al grupo de países de ingreso medio pero el desafío es evitar quedar atrapado en esta etapa (ZHENG, 2011) dados algunos desbalances -nivel de inversión, nivel de consumo privado, servicios a ser desarrollados, problemas ambientales y brechas de ingresos- y continuar el despegue hacia el progreso y la etapa de madurez.

Como indicador de desigualdad, su coeficiente de GINI es del 0.47[1], indicando mayor desigualdad que en otros países de la misma etapa de desarrollo .

También esos movimientos se han reflejado en las relaciones comerciales entre la República Popular China –en adelante PRC- y América Latina y el Caribe –en adelante LAC-, las que han registrado un fuerte crecimiento según el diagnóstico realizado en estudios previos. (SIMONIT, 2007; 2011a; 2011b)          

Continuando en esta línea de investigación, referida a las ventajas y desventajas de las estructuras productivas de LAC y cómo capitalizar las oportunidades del ascenso económico de PRC para continuar en una senda de modernización y desarrollo, surgen varios interrogantes de los cuales dos se abordan en este estudio: uno referido al comercio de productos, sobre el que ya se han identificado las ventajas y desventajas comparativas para el fomento de otros sectores, en cuanto a cómo ha impactado el creciente comercio de productos primarios desde el MERCOSUR hacia PRC, en particular sobre el comercio intrabloque; el otro interrogante está referido a otros sectores que pueden transformarse en ventajas comparativas para lo cual se realiza un diagnóstico del comercio de servicios identificando el nivel de competitividad de LAC en general, mediante el índice de competitividad global, y en un sector seleccionado por su relevante aporte al PIB como es el sector de viajes y turismo, mediante el índice específico del sector. Este índice permitirá identificar los obstáculos para la competitividad del sector y la focalización de las acciones necesarias para superarlos.

Si la expansión comercial de China se presenta como una oportunidad para los países latinoamericanos con ventajas comparativas en una estructura productiva basada en recursos naturales no es menor la oportunidad a capitalizar por LAC demostrando su capacidad para avanzar en la senda de la modernización, demasiado postergada, transformando sus desventajas en ventajas comparativas con el objetivo de lograr mayor equidad social para un desarrollo sustentable en un mundo armonioso. 

Los principales objetivos del análisis son: a) conocer el impacto del creciente comercio de productos LAC/MERCOSUR con China en el comercio intrabloque para tener otra perspectiva del grado de dependencia de los recursos naturales, b) presentar un diagnóstico de la participación en el comercio de servicios internacionales, en particular de turismo, para impulsar el desarrollo de otros sectores relevantes para el crecimiento económico, c)  identificar el nivel de competitividad general y en el sector de viajes y turismo para definir los factores prioritarios a mejorar  para su conversión en ventajas comparativas.

El documento se organiza con una introducción, seguida de la sección 2 referida al comercio de productos entre LAC y China. En la sección 3 se aborda el impacto del comercio de productos entre LAC y China en el comercio intrabloque,  mientras la sección 4 se focaliza en el comercio de servicios en LAC y China y la sección 5 se refiere a la competitividad en LAC. Finalmente se presentan las principales conclusiones.

 

1.                  El comercio de productos entre América Latina y el Caribe y China

 

PRC, que ingresa a la OMC en 2001, es un importante socio comercial para LAC pero, en el otro sentido, no es LAC como región sino una subregión –MERCOSUR- y más precisamente un país –Brasil, integrante también del grupo BRICS-, que aparece entre los principales socios comerciales de PRC y que destaca por el dinamismo logrado en casi una década. Mientras la tasa de crecimiento de las exportaciones de Brasil a China ha aumentado un 50% en casi una década, Argentina perdió presencia comercial.

En ese sentido, en el año 2009, las estadísticas evidencian las siguientes relaciones comerciales:

 

Ø                    China con el mundo:

- Exportaciones: 32% ASIA, 18% USA, (LAC no aparece porque su porcentaje de participación es menor al 3%)

- Importaciones: 40% ASIA y casi un 3% Brasil

Ø                    China con LAC:

- Exportaciones: 25% Brasil (17% en 2000); 6% Argentina (8% en 2000)

- Importaciones: 44% Brasil (30% en 2000); 7% Argentina (17% en 2000)

En cuanto a la estructura productiva, el índice de ventajas comparativas reveladas presenta las ventajas y desventajas de PRC en relación con LAC –productos manufacturados- y de LAC hacia PRC –productos primarios, fundamentalmente, poroto de soja y minerales (Brasil);  aceite de soja y porotos de soja (Argentina). (SIMONIT, 2007; 2011a; 2011b)

Este índice permite identificar otros sectores en los que LAC tendría oportunidad de desarrollar y generar un comercio intra-industrial mediante proyectos asociativos, a fin de adquirir conocimiento para diversificar su set de exportaciones agregando valor a los productos primarios y transformar su estructura productiva con la cual modernizar y diversificar las condiciones actuales.

 

2.                  El comercio de productos entre LAC/MERCOSUR y China: impacto en el comercio intrabloque.

 

Al analizar los flujos de exportaciones del MERCOSUR al mundo, antes y después de su creación (1991), es posible identificar un incremento de las relaciones comerciales intrabloque, lo cual es esperable en todo proceso de integración regional. Brasil que, antes de la creación del MERCOSUR, participaba en un 4,83% en el comercio del bloque, incrementa su participación registrando un 9,36% en 1995. Argentina y Paraguay hacen su aparición en el período post MERCOSUR con una participación del 6,23% y 2,78%, respectivamente, en 1995. Por tanto, en 1995, las exportaciones intrabloque alcanzan un 18,37%.

Es en 2005 cuando China, habiendo ya ingresado a la OMC, aparece como tercer socio comercial, después de USA y Argentina, con una participación del 6,22%, mientras la participación intrabloque se reduce a 10,63%, explicada fundamentalmente por la disminución de la participación de Brasil a un 4,34%, posicionándose al nivel pre-MERCOSUR y desapareciendo la presencia de Paraguay.

Cinco años después, en 2010, la participación de China, no sólo más que se duplica mientras la de Brasil desaparece, y Argentina incrementa su participación en un 50%, del 6,29% a un 9,23%, sino que se convierte en el primer socio comercial del MERCOSUR.

Esta evolución de la participación en el mercado de las exportaciones del MERCOSUR, permite identificar la tendencia creciente en la relación MERCOSUR-China a medida que se reduce la actividad comercial intrazona. 

 

Figura 3.1. LAC/MERCOSUR. Exportaciones al mundo, 1990

Fuente: Elaboración propia en base a CEPALSTAT.

 

Figura 3.2. LAC/MERCOSUR. Exportaciones al mundo, 1995

Fuente: Elaboración propia en base a CEPALSTAT.

 

Figura 3.3. LAC/MERCOSUR. Exportaciones al mundo, 2000

Fuente: Elaboración propia en base a CEPALSTAT.

 

Figura 3.4. LAC/MERCOSUR. Exportaciones al mundo, 2005

Fuente: Elaboración propia en base a CEPALSTAT.

 

Figura 3.5. LAC/MERCOSUR. Exportaciones al mundo, 2010

 

Fuente: Elaboración propia en base a CEPALSTAT.

 

Por tanto, el MERCOSUR tiene el desafío de avanzar hacia el fortalecimiento del proceso de integración y de capitalizar oportunidades de los vínculos comerciales con PRC desarrollando mercado para otros productos a fin de diversificar su canasta exportadora evitando la alta dependencia de los recursos naturales. Así también tiene la oportunidad de avanzar hacia el desarrollo de otros sectores como el de servicios comerciales internacionales, que ocupa un importante lugar en las economías avanzadas.

 

3.                  El comercio de servicios en LAC y China

 

El intercambio mundial de servicios refleja una mayor concentración en la Unión Europea, tanto en el rol de proveedora como de consumidora. Muy distante de esta fuerte presencia europea es la cuota de mercado de China y, más lejana aún, la de LAC.

En el sector servicios, por el lado de las exportaciones, es visiblemente creciente la cuota de mercado de China. Mientras en 1990 registra un 0,7% mantiene una tendencia ascendente hasta alcanzar un 3,5% en 2007 –último período con datos disponibles.

Por su parte, la cuota de mercado de LAC, que en 1990 era del 3,3% desciende al 2,9% en 2007. MERCOSUR presenta un ligero incremento desde un nivel inicial cercano al de China. Mientras la participación de China creció un 400%, MERCOSUR solamente lo hizo en un 22%.


 

Cuadro 4.1. Servicios. Exportaciones Mundiales

 

1990

1991

1992

1993

1994

1995

1996

1997

1998

1999

2000

2001

2002

2003

2004

2005

2006

2007

MUNDO

100

100

100

100

100

100

100

100

100

100

100

100

100

100

100

100

100

100

Unión Europea 25

50,2

49,2

49,6

46,3

45,2

45,2

44,5

43,2

45,2

45,1

43,4

45,0

46,0

47,8

47,5

46,3

45,8

46,4

Países en desarrollo

18,1

18,4

19,0

20,9

21,9

22,5

22,7

23,5

22,0

21,7

22,8

22,7

22,8

22,5

23,4

24,5

25,4

25,4

Estados Unidos

17,6

18,6

17,8

18,4

18,2

17,7

18,0

18,5

18,7

19,4

19,4

18,5

17,6

15,9

15,2

15,2

14,8

14,4

ASEAN

3,5

3,7

4,0

4,6

5,3

5,7

6,2

6,0

4,5

4,4

4,5

4,4

4,5

4,2

4,6

4,6

4,6

4,7

Japón

5,0

5,1

5,0

5,3

5,4

5,3

5,1

5,0

4,5

4,2

4,5

4,2

4,0

4,1

4,3

4,3

4,2

3,9

China

0,7

0,8

0,9

1,1

1,5

1,6

1,6

1,8

1,7

1,8

2,0

2,2

2,4

2,5

2,7

2,9

3,3

3,5

EFTA

4,0

3,9

3,6

3,5

3,3

3,3

3,2

3,1

3,2

3,2

3,2

3,1

3,0

3,0

3,1

3,1

3,1

3,2

Latinoamérica y Caribe

3,3

3,3

3,3

3,4

3,4

3,3

3,2

3,3

3,5

3,4

3,6

3,4

3,1

2,9

2,8

3,0

3,0

2,9

India

0,6

0,6

0,5

0,5

0,6

0,6

0,5

0,7

0,8

1,0

1,1

1,1

1,2

1,3

1,7

2,2

2,7

2,5

ALADI

2,6

2,6

2,6

2,7

2,7

2,6

2,5

2,6

2,8

2,6

2,8

2,7

2,4

2,3

2,2

2,4

2,4

2,4

Canadá

2,3

2,3

2,1

2,2

2,2

2,1

2,2

2,3

2,4

2,5

2,6

2,5

2,5

2,3

2,1

2,1

2,1

1,9

OCEANÍA

1,5

1,6

1,4

1,5

1,7

1,7

1,8

1,7

1,5

1,6

1,6

1,5

1,5

1,6

1,6

1,6

1,4

1,5

MERCOSUR

0,9

0,8

0,8

0,9

0,9

1,0

0,8

0,9

1,0

1,0

1,1

1,0

0,9

0,9

0,9

1,0

1,0

1,1

CAN

0,4

0,4

0,4

0,4

0,3

0,3

0,3

0,3

0,3

0,3

0,3

0,3

0,3

0,3

0,2

0,3

0,3

0,3

Fuente:  UNCTAD. Handbook of Statistics 2008 (TD/STAT.33), 29/07/2008 en www.aladi.org


 

Por el lado de las importaciones de servicios, China ha incrementado la importación de servicios desde un 0,5% en 1990 al 4% en 2007 mientras LAC registra una tendencia decreciente pasando del 4,1% al 3,8%, desde 1990 a 2007 y MERCOSUR tiene un ligero incremento del 23% en igual período. Esta tendencia resulta indicativa de escasos o insuficientes esfuerzos por parte de LAC para un mejor posicionamiento en el mercado de servicios. 

 


Cuadro 4.2. Servicios. Importaciones Mundiales

 

1990

1991

1992

1993

1994

1995

1996

1997

1998

1999

2000

2001

2002

2003

2004

2005

2006

2007

MUNDO

100

100

100

100

100

100

100

100

100

100

100

100

100

100

100

100

100

100

Unión Europea 25

44,3

43,7

45,6

43,0

42,7

42,1

41,5

40,3

43,2

43,2

41,5

42,4

43,4

45,1

44,1

43,0

42,0

42,8

Países en desarrollo

22,7

25,2

24,6

26,2

26,0

27,4

27,8

29,0

26,5

26,2

27,3

27,1

26,4

25,9

26,8

28,4

29,9

29,5

Estados Unidos

13,4

13,0

11,8

12,2

12,1

11,2

11,5

12,1

13,0

13,7

14,6

14,2

14,1

13,4

13,1

12,8

12,6

12,0

ASEAN

3,3

3,6

3,8

4,7

5,4

6,2

6,6

6,8

5,2

5,2

5,7

5,7

5,7

5,6

5,7

5,7

5,7

5,5

Japón

9,7

9,5

9,2

9,5

9,6

9,7

9,8

9,0

8,1

7,9

7,6

6,9

6,6

6,0

6,1

5,5

5,0

4,9

China

0,5

0,5

0,9

1,2

1,5

2,0

1,7

2,0

1,9

2,2

2,3

2,5

2,8

3,0

3,2

3,4

3,7

4,0

Latinoamérica y Caribe

4,1

4,1

4,2

4,6

4,6

4,3

4,2

4,5

4,7

4,4

4,6

4,5

3,9

3,6

3,4

3,7

3,8

3,8

ALADI

3,6

3,7

3,7

4,1

4,1

3,8

3,7

4,0

4,1

3,8

4,0

4,0

3,4

3,1

3,0

3,2

3,3

3,4

Canadá

3,2

3,3

3,0

3,2

2,9

2,7

2,7

2,8

2,7

2,8

2,9

2,8

2,7

2,8

2,6

2,6

2,7

2,6

EFTA

2,3

2,2

2,3

2,2

2,2

2,1

2,1

2,0

2,1

2,1

1,9

2,0

2,0

2,0

2,1

2,3

2,3

2,2

MERCOSUR

1,3

1,3

1,4

1,7

1,7

1,8

1,7

1,9

2,0

1,7

1,8

1,7

1,2

1,2

1,1

1,4

1,4

1,6

India

0,7

0,7

0,7

0,6

0,7

0,8

0,8

0,9

1,0

1,2

1,2

1,3

1,3

1,3

1,6

2,0

2,3

1,5

OCEANÍA

2,0

1,8

1,7

1,7

1,8

1,7

1,8

1,7

1,6

1,6

1,5

1,4

1,4

1,5

1,6

1,6

1,5

1,5

CAN

0,5

0,5

0,5

0,5

0,5

0,5

0,5

0,6

0,5

0,5

0,5

0,5

0,5

0,4

0,4

0,4

0,4

0,4

FUENTE: UNCTAD. Handbook of Statistics 2008 (TD/STAT.33), 29/07/2008 en www.aladi.org


 

El mercado chino resulta atractivo, en particular, en áreas que explícitamente se manifiestan en las políticas orientales como es el fomento de la presencia de chinos en el exterior y por tanto, LAC ha de ser capaz de desarrollar sus potencialidades en el sector de servicios comerciales internacionales, en particular en viajes y turismo.

El turismo, a escala mundial, como categoría de exportación ocupa el cuarto lugar detrás de los sectores de combustibles, productos químicos y automotor. Las exportaciones de turismo representan un 6% de las exportaciones globales de bienes y servicios y un 30% de las exportaciones globales de servicios. (UNWTO, 2011)

El turismo es un sector considerado clave del progreso económico por su alto impacto en la creación de empleo y de empresas, en la ejecución de infraestructuras, y en el mejoramiento de la balanza de pagos, al ser una importante fuente de ingresos por divisas.

Los indicadores de turismo para 2010, reflejan un volumen de 930 millones de llegadas de turistas internacionales con una tasa de crecimiento anual del 6,6% y unos ingresos por turismo internacional de 919.000 millones de dólares con una tasa de crecimiento anual del 4,7%. Las economías emergentes han registrado un crecimiento en llegadas (8%) mayor que el registrado en economías avanzadas (5%). (UNWTO, 2011)

La cuota de mercado de LAC es muy baja en relación al principal mercado de turismo como es el europeo. Argentina ha logrado los mejores resultados (23%) en aumento de llegadas, seguida de Uruguay (16%), Ecuador (8%), Brasil (7,5%) y Perú (7,4%). 

 

Cuadro 4.3. LAC. Turismo Internacional: volumen e ingresos, 2008-2010 

Fuente: UNWTO (2011).

 

En cuanto al mercado emisor de turistas, Asia-Pacífico, con PRC como eje del comercio, se sitúa en segundo lugar (21%)  detrás de Europa (52,8%).

Un cambio notable se ha registrado en 2010 en el ranking de países referido a los gastos  por turismo internacional dado el ascenso de China al tercer puesto, detrás de Alemania y USA, cuadruplicando sus gastos del año 2000.

Uno de los drivers de crecimiento del turismo chino en el exterior es el cambio del perfil demográfico derivado de la afluencia de la clase media, constituyendo un mercado clave el colectivo de jóvenes pero también los adultos en edad laboral sin niños (working age “empty nesters”) con ingresos disponibles. (UNWTO, 2008)

El turismo chino prefiere vacacionar principalmente en Asia, como segundo destino, Europa y en tercer lugar, América. Por tanto, para el diseño de las estrategias  podrían focalizarse acciones para atraer el turismo MICE (Meeting, Incentives, Conferencing & Exhibitions), de lujo y de compras, deportivo, de recursos naturales, de visitas de chinos residentes en el exterior. (II Congreso Internacional de Turismo Asiático. Barcelona, 2011)

Para el diseño de dichas estrategias contribuye el conocimiento de las tendencias del turismo chino: muy pocos días de vacaciones, marcada estacionalidad, calendario vacacional rígido, alta capacidad de compra, muy joven (titulado superior y empleado público).  

Por tanto LAC tiene una importante oportunidad para focalizar sus esfuerzos de competitividad en el comercio de servicios internacionales y, en particular, en turismo. Se trata de desarrollar las potencialidades de este sector que pudiera convertirse en una ventaja comparativa de LAC hacia el mundo, en especial hacia el dinámico mercado chino. Para ello, el índice de competitividad global (GCI) provee de un benchmark y permite identificar los obstáculos para mejorar la competitividad global y, también, el índice de competitividad de viajes y turismo (TTCI) en el segmento específico del sector.

 

5. LAC: Competitividad e Infraestructura

 

Para su estrategia de crecimiento, LAC y, especialmente América del Sur, considerando su estructura productiva y complementariamente a la inversión extranjera directa (IED) como instrumento en el proceso de creación de capacidades productivas, tiene margen para lograr un mayor dinamismo y asegurar la competitividad de su producción mediante un mayor esfuerzo en la incorporación de valor agregado a su especialización productiva, como se ha reflexionado en estudios previos.

Los países que invierten en innovación logran mejores condiciones para competir internacionalmente, generando un mayor crecimiento derivado del estrecho vínculo entre innovación, aumento de productividad y calidad del capital humano. Esta relación entre el desarrollo exportador y la innovación ha sido exitosa en varios países –Finlandia, Corea, Suecia- que basaban sus exportaciones en recursos naturales, como es el caso de América del Sur, y se transformaron en economías lideradas por un sector exportador de productos de alta tecnología que les ha permitido elevar el PIB per cápita en pocos años.

La experiencia en estos países que se pueden considerar exitosos en cuanto al nivel de crecimiento alcanzado reflejan un esfuerzo mayor en la innovación, que si bien está correlacionada positivamente con los sectores intensivos en tecnología, constituye un factor importante para agregar valor a la especialización en recursos naturales. Asimismo, los esfuerzos en innovación son clave en  el sector de servicios comerciales internacionales. 

La competitividad global se define como el conjunto de instituciones, políticas y factores que determinan el nivel de productividad de un país. El nivel de productividad de un país determina el nivel de prosperidad sostenible. Esto deriva del hecho que la productividad determina la capacidad para alcanzar niveles más altos de ingreso y también es un determinante de la tasa de retorno a la inversión, que a su vez es un factor clave para explicar el potencial de crecimiento de una economía. 

En el ranking del índice de competitividad global (GCI), China ocupa el lugar número 27 y entre los países de LAC, el mejor posicionado es Chile, en el lugar número 30, que junto con dos islas del Caribe –Puerto Rico en el número 41 y Barbados en el número 43- se incluyen entre las 50 economías más competitivas del mundo. Brasil se ubica en el número 58, Uruguay número 64, México número 66, Colombia número 68 de un total de 139 países. En la segunda mitad del ranking se encuentran Perú en el número 73 y Argentina en el número 87, entre otros.

La incidencia de los factores considerados para el índice es diferente según la etapa de desarrollo en la que se encuentra cada país por lo cual se agrupan en clases. La clasificación de los países, en cuanto a la etapa de desarrollo, fundamentada en la teoría del desarrollo por etapas, que identifica un primer nivel cuando los factores son el determinante, un segundo nivel explicado por la eficiencia como determinante, y un tercer nivel explicado por la innovación, presenta a China y a diez de los países de LAC en la segunda etapa. En la etapa de transición entre la segunda y la tercera se incluyen cinco países de LAC.

 

Cuadro 5.1. GCI. China y LAC: etapas de desarrollo

Fuente: GCI-WEF, 2011.

 

El desafío es no quedar atrapado en la segunda etapa (“middle income trap”) como la literatura ejemplifica con LAC, dado el estancamiento en su contribución al PIB global durante los últimos 50 años anclada en un 7,8% y la desigualdad en la distribución del ingreso entre otros factores que inducen a considerar que se ha perdido no una década –la de los ochenta- sino medio siglo, (ZHENG, 2011) y continuar en la senda del progreso hacia la tercera etapa.  

Entre los factores del GCI, se destaca la importancia clave de una bien desarrollada y eficiente infraestructura para países emergentes. El recorte del gasto público en infraestructura, derivado de los programas de estabilización implementados en los noventa,  empeorado incluso en casos como el de Brasil por el aumento de los gastos corrientes que demandaron profundizar los recortes en inversión de largo plazo, no pudo ser compensado con las inversiones privadas a pesar de ser beneficiaria de un 50% de las inversiones en infraestructura en países en desarrollo entre 1990 y 2003, aunque concentradas en unos pocos países (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Perú y México) y en determinados sectores como el de telecomunicaciones, energía y transporte.

Los países de LAC presentan niveles relativamente bajos de inversiones en infraestructura -comparativamente con los países relevantes seleccionados- que han impactado desfavorablemente en la tasa de crecimiento anual y en la reducción de la desigualdad, indicando la magnitud del desafío para LAC en llevar su infraestructura a estándares internacionales.

 

Cuadro 5.2. GCI. LAC: Infraestructura

Fuente: GCI-WEF, 2011.

 

Focalizando el caso de Brasil, por ser principal socio comercial de productos de PRC e integrante de los BRICS, en términos de infraestructura se ubica por debajo de la media del grupo y los indicadores de la calidad de sus inversiones señalan como áreas problemáticas a la infraestructura en puertos, rutas, transporte aéreo y ferroviario, y telefonía móvil.

 

Cuadro 5.3. GCI. LAC: Infraestructura. El caso de Brasil

Fuente: GCI-WEF, 2011.

 

Otros componentes del GCI para Brasil reflejan algunas fortalezas y algunas debilidades. Entre las primeras destaca el tamaño de mercado, la sofisticación en los negocios, las economías de escala, la salud y la educación primaria, y entre las segundas, el ambiente macroeconómico, las bajas tasas de interés, un alto spread, las rigideces en los mercados de productos y de trabajo, la calidad de las instituciones, entre otras.

 

Figura 5.1. GCI. El caso de Brasil

Fuente: GCI-WEF, 2011.

 

Coincidentemente, y complementariamente, el índice de competitividad en viajes y turismo (TTCI), para Brasil, que ocupa la posición 52 del ranking mundial, indica un bajo índice en infraestructura y ambiente de negocios, situándolo en el puesto 75 y reflejando el subdesarrollo en la red de transporte y la necesidad de mejorar la infraestructura de puertos, carreteras y transporte ferroviario. A ello se añade la ausencia de competitividad en precios atribuible, en parte, a los altos impuestos sobre los tickets y tasas aeroportuarias además de altos precios e impuestos en general, sumado a que el ambiente de políticas generales no es particularmente conductivo al desarrollo del sector, lo cual estaría desincentivando la IED por la regulación y las restricciones para abrir servicios de turismo bajo las reglas del GATT.

 

Cuadro 5.4. América.LAC: Competitividad en Viajes y Turismo (TTCI) 2011

Fuente: WEF-Travel and Tourism Competitiveness 2011.

 

6. Principales conclusiones

 

Las relaciones comerciales de productos entre PRC y LAC, como se ha demostrado en estudios previos, se concentran en un comercio de tipo inter-industrial, productos manufacturados chinos y productos primarios principalmente sudamericanos. Los vínculos comerciales se concentran fundamentalmente en un país, Brasil, integrante también de los BRICS y, dando respuesta al primero de los interrogantes planteados, se demuestra que esta creciente relación comercial ha impactado en el comercio intra-MERCOSUR reflejando una tendencia decreciente.

Dada la alta dependencia de la estructura productiva de LAC, especialmente de la subregión del MERCOSUR, de los productos primarios, para su transformación se requiere competitividad en otros sectores. El índice de competitividad global de LAC acusa, entre otros obstáculos, la falta de infraestructura. La infraestructura es un factor clave para la modernización de la región latinoamericana.

El sector de servicios, y en particular, el de viajes y turismo seleccionado por su relevancia para el crecimiento económico, presenta un índice de competitividad coincidentemente bajo en infraestructuras y, complementariamente, para el caso de Brasil, se destacan como obstáculos los altos precios y la elevada presión fiscal, general y sectorial. Esto demuestra, y responde al segundo interrogante, que si bien existen otros sectores con potencialidad para su desarrollo, la falta de competitividad para el sector de servicios, como en el caso de viajes y turismo, demanda mayores esfuerzos comprometidos con un desarrollo económico sustentable.

Por tanto, más allá que las economías emergentes han demostrado su resiliencia de la última crisis financiera, las inversiones en infraestructura  - estimulando IED vis a vis inversiones domésticas- complementadas con tecnología y capacidad innovativa, son un factor clave para aumentar la productividad y, por tanto, la competitividad de la economía en general a fin de avanzar en la modernidad y en las etapas de desarrollo para el bienestar social en un mundo armonioso.

 

Bibliografía

 

SIMONIT, Silvia (2007).  “AL/MERCOSUR: COMPETENCIA ECONÓMICA O COOPERACIÓN CON ASIA PACÍFICO?.” (IADB-REDEALAP- Selected Paper) – Ciudad de México, 23 y 24 de mayo.

 

SIMONIT, Silvia (2011a). Las relaciones económicas entre China y LAC/MERCOSUR/Argentina: evolución y perspectivas. (s/d) http://www.upf.edu/mxina/_pdf/UPF-XinaxSimonitx8.pdf

 

SIMONIT, Silvia (2011b). THE PEOPLE’S REPUBLIC OF CHINA AND LATIN AMERICAN COUNTRIES TRADE RELATIONSHIPS: EVOLUTION AND PERSPECTIVES. UIBE. Beijing..

 

UNWTO (2008). The Chinese Outbound Travel Market with Special Insight into the image of Europe as a Destination. Madrid.

 

UNWTO (2011) “UNWTO Tourism Highlights”. http://mkt.unwto.org/en/content/tourism-highlights

 

WORLD ECONOMIC FORUM (2011a). Global Competitiveness Index Report.Geneva.

 

WORLD ECONOMIC FORUM (2011b) Travel Tourism Competitiveness Report. Geneva.

 

ZHENG, Bingwen (2011). “The “Middle Income Trap” and China’s Path to Development: International Experiences and Lessons”. ChinaEconomist, 6, 3.

 



[1] Coeficiente de Gini: 0=Igualdad y 1=Desigualdad.